Por Zoraida Álvarez Carvajal.

Introducción de la serie “Iconografía de la Pasión”.

En la Historia del Arte cristiano, el ciclo de la Pasión de Cristo tiene un lugar privilegiado y una riqueza asombrosa. A finales de la Edad Media, se convirtió en el tema principal.

La liturgia y el dogma justifican la preferencia de este tema. Por una parte, el sacrificio de Cristo en la cruz (redimiendo el pecado Original e implantando el reino de la Gracia) y la Resurrección son los dogmas esenciales del cristianismo. Por otra parte, la Semana Santa culmina el año litúrgico.

Aunque la Pasión de Cristo empieza con su Prendimiento y termina con su Crucifixión, se acostumbró a integrar los hechos que precedieron y los que siguieron a la Pasión. Así, el ciclo completo está compuesto por tres grupos de temas:

La entrada en Jerusalén.

Fuentes.

Para representar esta entrada mesiánica y humilde pero triunfal al mismo tiempo, los artistas se han basado en los elementos de las siguientes fuentes:

Los Evangelios canónicos narran que Jesús, montado en asno, y sus apóstoles, fueron desde Betania hasta Jerusalén, donde los habitantes salieron a recibirles cantando Hosanna.

El Evangelio apócrifo de Nicodemo añade que los hijos de los Hebreos fueron con ramos y extendieron sus ropas sobre el camino hecho con palmas. También cuenta que el publicano Zaqueo, para alcanzar a ver mejor, se subió a una palmera. Esto de la palmera es una supervivencia del culto pagano de los árboles sagrados.

Sarcófago de Junius Bassus, siglo IV. Museo del tesoro de San Pietro, Roma. Foto: Commons.

Así mismo, la fuente de los Evangelios de Mateo y de Juan, es la profecía de Zacarías, un pasaje del Antiguo Testamento:

Alégrate sobremanera, hija de Sión.
Grita exultante, hija de Jerusalén.
He aquí que viene tu Rey,
justo y victorioso,
humilde, montado en un asno,
en un pollino hijo de asna.

Zacarías (9: 9).

Iconografía.

Como preludio a la Entrada en Jerusalén, se ha representado algunas ocasiones en el arte, a los apóstoles yendo a buscar la borrica y el pollino (Mateo, 21).

Jesús y los apóstoles bajaron del monte de los Olivos, Jesús montando una borrica y el resto a pie.

En el arte oriental, Jesús se representa sentado de costado sobre su montura, mientras en el arte occidental, siguiendo modelos griegos, se representa mayormente montado a horcajadas.

Algunos artistas han representado a un solo animal, pero otros han representado a una borrica y con ella el pollino, como describe Mateo.

Fresco traspasado a lienzo procedente de San Baudelio de Berlanga (Soria), Indianapolis Museum of Art. Foto: Commons.
Portada de Ramos de la Catedral de Salamanca. Foto: Maravillasdeespaña.

Casi siempre en pintura aparecen los niños ofreciendo palmas y cantando Hosanna, y a veces extendiendo ropa ante los pasos del animal.

Por el contrario, en escultura la escena se reduce y simplifica, eliminando a los discípulos y a los habitantes de Jerusalén, dejando a Cristo bendiciendo sobre el animal.

En la Catedral de Sevilla he encontrado hasta tres representaciones del episodio:

Culto.

La Entrada de Cristo en Jerusalén se celebra en el Domingo de Ramos, con una procesión popularmente conocida como la Borriquita o la Borriquilla. El precedente europeo es la Palmsonntagsprozession alemana, es decir, la procesión del Domingo de Ramos. Antes de la Reforma, se reconstruía la Entrada e Cristo en Jerusalén, con una escultura llamada Palmesel, una imagen de Cristo sobre un jumento de madera en un carro. Los fieles arrastraban la imagen por las calles, de una iglesia a otra.

Fue muy popular en en sur de Alemania y en las localidades de las comarcas fronterizas como Alsacia y Suiza, de donde se conservan la mayoría de esculturas, de los siglos XV y XVI. La Reforma Protestante los tachó de idolatría y rechazó la presencia de animales en las iglesias, por lo que muchas de estas imágenes se perdieron, pero debieron ser muy numerosas.

En Sevilla, el Señor de la Sagrada Entrada en Jerusalén es una escultura procesional, de candelero para vestir, perteneciente a la Hermandad de El Amor. Es de madera policromada y como veis, sigue la misma iconografía que los Palmesen alemanes.

Recibe su culto en la Iglesia del Salvador de Sevilla y procesiona en el paso de misterio durante el Domingo de Ramos, desde su sede hasta la Catedral, inaugurando las procesiones de la Semana Santa.

Retablo del Señor de la Sagrada Entrada en Jerusalén, en el Salvador. Foto: Sevillapedia
Procesión del Señor de la Sagrada Entrada en Jerusalén. Foto: Diego Arenas.

La imagen de Cristo es de autor anónimo y está fechada hacia finales del s.XVII o principios del XVIII, al igual que las imágenes de San Pedro y Santiago. La figura de Zaqueo pudo realizarse entre 1763 y 1771. Dos de los niños hebreos, dieciochescos, fueron restaurados por Juan de Astorga en 1805. Castillo Lastrucci realizó la imagen de San Juan Evangelista en 1805. Juan Abascal realizó un grupo de cuatro hebreos entre 1976 y 1978.

Os dejo este vídeo, de la Salida del Misterio del Señor de la Sagrada Entrada en Jerusalén ‘La Borriquita’ de la Hermandad del Amor – Domingo de Ramos del 2019.

Fuentes:

Si queréis disfrutar de una visita guiada o de un tour virtual, podéis contar conmigo, como historiadora del arte y guía oficial de turismo de la Junta de Andalucía.

Podéis inscribiros al boletín y seguirme en Instagram, para no perderos nada.

¡Os espero en la próximo publicación!

close

¡Hola! 👋 Soy Zoraida.

Si te gusta lo que hago, puedo enviarte las actividades y rutas que organizo.

¡No te enviaré spam! Lee la política de privacidad para más información.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *