Por Zoraida Álvarez Carvajal.


Artèpolis es un proyecto de divulgación cultural sobre el la historia del arte y el patrimonio de Sevilla y Andalucía. Es un recorrido a través de sus historias para ponerlas en valor, enriquecer nuestra visión del pasado y así, comprender mejor nuestro presente.
Suscribiros al boletín y contactad si queréis hacer una visita guiada o un curso para conocer Sevilla y Andalucía.


Esta iba a ser una entrada dedicada a algunos paisajes del pintor Emilio Sánchez Perrier, que falleció tal día como hoy, un 13 de septiembre de 1907. Pero al comenzar a descargar imágenes, me encontré con algunas en la que aparecen lavanderas y me hizo cambiar el tema de este artículo.

Sánchez Perrier. Lavanderas en la orilla de Guillena, ca. 1890.

Es imposible que un paisaje del pintor Emilio Sánchez Perrier pase desapercibido, en cualquier visita a museo que exponga alguna obra suya. Por algo está considerado como uno de los mejores pintores españoles paisajistas del siglo XIX.

Su formación y trayectoria son realmente interesantes, pero quisiera que nos detuviéramos tan solo en contemplar a esas personas que frecuentan este tipo de escenas en las que Perrier trabaja: las lavanderas. Las mujeres aparecen lavando en nuestras riberas andaluzas, ya desde las vistas de ciudades, como por ejemplo las del Civitates Orbis Terrarum.

George Braun y Franz Hogenberg. Vista Sevilla vista desde el Aljarafe. Civitates Orbis Terrarum, 1588. Imagen: barbararosillo.
Detalle de lavanderas.

Las mujeres acudían a lavar a las fuentes, a los lavaderos públicos y a los lavaderos naturales de los márgenes de los ríos. Aquellos plenairistas del siglo XIX que salían a menudo a pintar a las riberas, se debían encontrar frecuentemente con lavanderas y así las plasmaron en numerosas ocasiones. En el género de la pintura de paisaje no se las incluye con intención documentalista, ni como crítica social, ni tiene carácter antropológico; simplemente, por lo pintoresco de las escenas de usos y costumbres populares, de las formas de vida alejadas de la industrialización.

Sánchez Perrier. Orilla del Guadalquivir. Imagen: Commons.
Detalle de lavanderas.

Aunque en este tipo de pintura el protagonista sea el paisaje y ellas aparezcan como algo simplemente anecdótico, las lavanderas son parte activa del paisaje, por lo que se imponen a la imaginación del pintor y así, su memoria ha quedado reflejada en él a través del arte. Las orillitas de los ríos, las fuentes y los lavaderos públicos siempre han sido espacios sociales femeninos, patrimonio inmueble o patrimonio cultural inmaterial, y como tal deben ser conservados y protegidos.

close

¡Hola! 👋 Soy Zoraida.

Si te gusta lo que hago, puedo enviarte las actividades y rutas que organizo.

¡No te enviaré spam! Lee la política de privacidad para más información.

2 respuestas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *