Iconografía de la Natividad y adoración de los Reyes Magos.

Por Zoraida Álvarez Carvajal.

Pedro Roldán, belenista.

El profesor Fernando Quiles Garía ha hallado un testamento de 1678, de un platero llamado Luis de Acosta, que poseyó un Nacimiento de Pedro Roldán. La frase en el testamento de “poner el nacimiento” y su desarrollo artístico, nos da la idea de la importancia que por entonces se le daba a esta costumbre, que seguimos manteniendo tres siglos y medio después.

Por la descripción en el testamento, dicho nacimiento era de madera dorada y estofada, tenía su escenografía narrativa y estaba compuesto por numerosas figurillas, incluyendo una corte de los Reyes Magos. Esto ha llevado al profesor Fernando Quiles a reflexionar sobre la posibilidad de que la Cabalgata de los Reyes Magos del Museo Nacional de Escultura y atribuida a Luisa Roldán, sea la mencionada en este testamento y que sea, por lo tanto, obra de su padre, Pedro Roldán.

Mientras los especialistas en la obra de Luisa Roldán sigan atribuyéndole a la escultora la Cabalgata del Museo Nacional de Escultura, yo seguiré refiriéndome a esta con dicha atribución que, además, es la atribución que más me convence. Sin embargo, y como dice Quiles en su artículo, el testamento nos lleva a considerar la trascendencia del magisterio del padre sobre su hija y discípula, quien llegará a ser la belenista más importante del barroco hispano.

Luisa Roldán, Parte de la “Cabalgata de los Reyes Magos”, 1670-1689. Museo Nacional de Escultura.

Luisa Roldán, belenista.

Ceán Bermúdez señaló en su «Diccionario» a Luisa Roldán como escultora especialmente dotada en belenes o nacimientos, y cita dos nacimientos cuyo paradero desconocemos:

La gran cantidad de belenes que se han atribuido a Luisa Roldán suponen problemas y no hay unanimidad entre los especialistas. Hasta la fecha, los localizados y con atribución segura, son:

Luisa Roldán. “Nacimiento”, ha. 1689-1706. Convento de Santa Teresa (Madrid). Imagen: Blog Historia del Arte.

Cabalgata de Reyes Magos de Luisa Roldán.

El profesor Alfonso Pleguezuelo Hernández se percató de un nacimiento de una colección particular de Sevilla. Es de madera de cedro, conserva su policromía original y está formado por la Virgen, San José, el Niño y un paje de raza negra (22 cm), que pudo en origen pertenecer a una Cabalgata de los Reyes Magos. Precisamente, tanto el material, como el estilo y el tamaño del paje coinciden con los de una cabalgata que se conservaba en otra colección particular de Madrid.

Nacimiento de Luisa Roldán, Colección particular de Sevilla y expuesto en el Museo de Bellas Artes de Sevilla en la Navidad del 2019.

Esa Cabalgata fue adquirida en 2017 por el Ministerio de Cultura y la adscribió al Museo Nacional de Escultura, donde se exhibe actualmente. Se compone de 19 esculturas de entre 23 y 41 cm, realizadas en madera de cedro y policromadas.

Las carnaciones y policromías son de gran calidad, con estofados sobre oro, esgrafiados, motivos a punta de pincel y punzonados, cristales tallados… Aunque se conserva en buen estado, desconocemos el número original de componentes y faltan los accesorios como trompetas, estandartes, lanzas, espadas, etc.

Tal y como indicaba el protocolo de las comitivas reales, hay un heraldo inicial que anuncia la llegada con una trompa. Tras él aparecen los heraldos personales de cada rey, los reyes, sus escuderos y sus pajes.

Luisa Roldán, “Cabalgata de los Reyes Magos”, 1670-1689. Museo Nacional de Escultura. Las cuatro primeras figuras corresponden a Melchor, de la 5 a la 8 al rey de Tarsis, de la 9 a la 11 a Gaspar y de la 12 hasta el final a Baltasar. Imagen: Ceres.
Hay cuatro comitivas:

¿Cuántos Reyes Magos hay y de dónde vienen?

Los Evangelios canónicos no especifican el número de magos que visitaron a Jesús, tan solo que ofrecieron tres regalos: oro, incienso y mirra (Mateo 2:1-12). A partir del número de regalos, se dedujo que pudieron ser tres los magos. Pero había discrepancias… San Agustín consideró más apropiada la existencia de cuatro y en la tradición siria eran 12, tantos como tribus en Judea.

El Papa León I, estableció en el siglo V en la Iglesia occidental, que debieron ser tres. Desde entonces se relacionaron con las tres edades del hombre: la ancianidad, la madurez y la juventud. A partir del siglo VI, los llamados «magos» o «sabios», empezaron también a llamarse «reyes». Y siguiendo una tradición armenia, desde el siglo VII se les identifica con los siguientes nombres: Melchor para el rey de los persas, Gaspar para el de los árabes y Baltasar para el de los hindúes. Y no es casual que se traten de los tres pueblos considerados infieles por la Iglesia en aquella zona del Mediterráneo.

Posteriormente, la Iglesia occidental cambió las procedencias de los reyes y las relacionó con sus edades. Es decir, las zonas geográficas fueron determinadas por el momento de la conversión de los pueblos a la nueva fe, quedando así:

Si observamos la Cabalgata de La Roldana, sigue esta tradición iconográfica, excepto por la presencia de la corte de un cuarto rey…

Entonces, ¿qué hace el rey de Tarsis en la Cabalgata de La Roldana?

Juan de Hildesheim, en El Libro de los Reyes Magos (siglo XIV), estableció que el reino de Tarsis estaba regido por Gaspar.

Durante la Edad Moderna, en España se intentó vincular a la monarquía con el episodio bíblico de los magos, para concederle un origen bíblico y sagrado. Se relacionó a través de los textos de la Biblia en los que se mencionan las naves de Tarsis, que proporcionaban ingentes cantidades de ricos metales al rey Salomón, permitiendo la construcción, nada más y nada menos, que del Templo de Jerusalén. Si ya desde la Antigüedad, la mítica Tartesos fue identificada con la cultura del sur de la península ibérica, durante la Edad Moderna se reforzó dicha idea.

Algunos textos, como los de fray Juan de Pineda (Salomon praevius, 1611) o los de fray Gerónimo de la Concepción (Emporio del Orbe: Cádiz ilustrada, 1690), justificaban Cádiz como el antiguo reino bíblico.

El libro del Emporio del Orbe fue patrocinado por el cabildo municipal de Cádiz e impreso en 1690, año en el que la ciudad se convierte en la nueva capital comercial de Castilla, con su puerto receptor de la flota de Indias. El origen mítico y bíblico de la ciudad que defendía la obra, quedaba asimismo ilustrado en el frontispicio:

En el centro figura Hércules sosteniendo dos columnas en las que se lee «Tharsis fundavit» y «Hercules ampliavit». A la izquierda «S. Servandus / Martirio consecravit» y a la derecha «S. Germanus / Sanguine decoravit».

Toda esa teoría justificaba la incorporación del legendario rey de Tarsis en la Cabalgata, con la indumentaria de la época de los Austria.

Espero que os haya gustado y que el rey de Tarsis os traiga muchos regalos.

Pajes del rey de Tarsis.
Fuentes.
close

¡Hola! 👋 Soy Zoraida.

Si te gusta lo que hago, puedo enviarte las actividades y rutas que organizo.

¡No te enviaré spam! Lee la política de privacidad para más información.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *